Dos caras, una moneda.

— > Hoy me dejaron un papel en el parabrisas de mi Daewo que decía : 11 de Marzo ¡Manifiestate! Todos contra la reforma laboral. 12:00h salida desde… blablabla.

— > Hoy encendí la televisión y vi un reportaje sobre el 11M.

Discúlpeme señor Rajoy pero,para mi, hoy usted ocupa un segundo plano.

Anuncios

Raspa.

Una cárcel, con vistas al exterior, flujo de salida/entrada, un micrófono codificado y dos letreros panorámicos que captan información (inútil)  a un ritmo frenético. Mi cabeza.

¿Cómo escapar de ella? ¿cómo abandonar el nido donde cohabitas con mil pájaros?….no hay salida; personas te tacharán de bohemio, filosófico…el término: es recluso.

Hiperactividad ideológica que no encuentra canal de salida, autopistas creativas en obras y con atascos de medios

Cuando corra desnudo, grite, bese a los perros en la boca y cada noche decida dormir contando las estrellas, velado por la luna. Decidme: degenerado, lunático (que término mas bonito además tiene sin fin de rimas..) loco etc.

Solo yo y otros vagabundos sabremos que soy LIBRE.

 

Y si los libros andaran.

Y si los libros andaran…
¿hacía dónde irían?
Tal vez se dirigirían hacía un lugar donde nacieran las palabras, en las que hubiese torrentes de sensatez y todo estuviera manipulado por grandes puntos y comas.
Podrían hablar de verdades absolutas o simplemente dejar volar su imaginación, creando mundos paralelos en los que el ser humano desarrollará su intelecto.
Pudiera ser, que fueran ellos quienes eligierán que cubriría sus páginas y no se dejarían manejar por los dictadores escritores que deciden que teclear en la blancura de sus cuerpos…
tal vez hablaran de libertad, como nunca nadie lo ha hecho..
porque si la cultura nos hace libres
entoncs ellos querrían en la primera fila,para cultivar a las mentes humanas que tanto necesitan rellenar sus huecos cerebros para comenzar actuar con esas sensatez de la que,e ne pleno s.XXI, parecen carecer…
señores si los libros andarán, todo sería diferente..

¡John lennon !

               

Fragancia.

Huele a ilusión…
a pasta para comer y ensalada para cenar
a ausencia
a prisas
Huele a madurez metida con calzador
a niñez vigente y ojos de inocencia
a hostias
a calles resfriadas,con poca ropa
Huele a ti, a mi, a soledad en compañía
a inexistencia del término medio
Huele a porro y a channel
Huele a besos caducados y mierda en el cajón,
a habitación desnuda y ansias de abrazar
independencia necesaria y a veces sobrante
a 21 años con vértigo
a amistad verdadera, a furcia melancolía,
Huele a hombros en los que apoyarse
a pasillos anónimos,
a cuadros de fábrica en rincones impersonales de habitaciones sin nombre,
Huele a ruidos en la noche, a necesito respirar
huele a carcajadas sinceras,
a crisol de culturas con esperanza bajo las pestañas
a bostezos
a café,
a miedos que afrontar, a proyectos suicidas
Huele a verdad, huele a la más cutre de las mentiras
Huele a recuerdos de algo que no ha llegado a pasar
a “ya llevo aquí dos años?”
Huele a mi sueño.

Olerá a meta.